Cata del Barrio la Estación en Haro

Al hablar de La Rioja, automáticamente me viene a la cabeza el vino. Orgulloso de haber podido nacer en esta tierra y como buen jarrero, hoy os voy a hablar del barrio de la estación, eje principal de la historia del vino en Haro, como capital del vino Rioja.

Principios del Barrio de la Estación en Haro

Allí por la mitad del siglo XIX como consecuencia de la sustitución de las caballerías como medio de transporte tradicional del vino por un novedoso ferrocarril, comienza a tomar forma el Barrio de la Estación en Haro (Rioja Alta).

Barrio de la EstacionEl desarrollo industrial, del que el ferrocarril es uno de sus principales exponentes, se produce de forma paralela a la eclosión de los vinos riojas modernos, consecuencia en gran medida de las desgracias que aquejaron a los viñedos franceses en este periodo.

Esta circunstancia, hizo que numerosos bodegueros franceses se desplazaran a La Rioja para adquirir viñedos con los que sustituir las malas cosechas que el oidium (1863) y la filoxera (1867) provocarían en los suyos propios. De esta manera, decidieron instalar sus centros de exportación en los alrededores de la provisional estación de ferrocarril.

El ferrocarril ayudaría a hacer frente a la enorme demanda de vino generada desde Francia y que José Peñín en su Historia del Vino estima en medio millón de hectolitros mensuales durante la década de 1880.

En Haro, franceses como Heff, Roig, Savignon, Vigier, Blondeau o Serres reprodujeron el modelo bordeés de almacenistas criadores de vinos sustituyendo los Châteaux por cosecheros riojanos. Por el muy bien conservado archivo de R. López de Heredia, sabemos que las instalaciones de Armand Heff estaban localizadas ya en la zona (lo que en la época se conocía como paraje de Cantarranas o término de Vicuana) antes incluso de la construcción de la vía férrea. Paradójicamente, la estación de tren debía haberse levantado en la llamada “zona del Prado”, pero por su alto coste y dificultades técnicas para salvar una pronunciada pendiente acabó en su actual ubicación.

Las Bodegas del Barrio de la Estación

La primer en instalarse fue la de R. López de Heredia y Landeta (en 1877), en 1879, se crea la Compañia Vinícola del Norte de España (CVNE), en 1886, el Duque de Moctezuma funda la bodega A. y J. Gómez Cruzado, en 1890 se instala La Rioja Alta, S.A. y se crea en 1901, Bodegas Bilbaínas.

En aquellos 30 años (1877-1904) es cuando definitivamente se configura el Barrio de La Estación tal y como hoy se le conoce, años en los que también había fábricas de aguardientes, de jabones y abonos así como algunas viñas entre los almacenes de los bodegueros.

A partir de 1970, Muga (fundada en 1932) traslada su sede del casco urbano de Haro al Barrio de La Estación, sumándose a la lista de bodegas en este singular emplazamiento. Y una década más tarde, Roda construiría también allí sus instalaciones pasando a formar parte de tan singular vecindario.

Casi todas la bodegas llegaron a tener vías o andenes propios para facilitar la carga del vino y también vagones que utilizaban para hacer publicidad.

cata barrio de la estacion en haro

Te recordamos que además, las bodegas organizan conjuntamente su propia fiesta del vino en septiembre, como La Cata del Barrio de la Estación que en su primera edición tuvo un gran éxito.

La importancia del ferrocarril para el Vino Rioja

El transporte de vino por ferrocarril fue una auténtica revolución que permitió que vinos de calidad pudieran llegar al consumidor a un precio razonable.

Destacando el papel de los toneleros, porque el transporte se hacía en barriles y bocoyes de castaño o barricas de roble. Incluso las botellas viajaban dentro de barriles de madera y existía una reglamentación de “doble envase” para el transporte por ferrocarril. No es extraño que las huelgas del gremio en 1902 y 1920 tuvieran graves repercusiones en el negocio del vino.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *