Cata de vino – Guía para principiantes

El proceso de Cata de Vino es un arte en la que necesitas tener claros ciertos conceptos. Si estás empezando a adentrarte en el maravilloso mundo del vino, aprende lo básico.

Antes de abrir la botella necesitas tener en cuenta las siguientes características:

  • La temperatura para servir el vino es muy importante.
  • Preocúpate de utilizar un mantel blanco, te vendrá bien.
  • Y necesitas copas! Lo ideal una por vino y persona

Con todo esto ahora ya puedes abrir el vino. Deberías dejarlo unos minutos a que se oxigene, apreciarás todo un poquito mejor y ya puedes empezar el proceso de cata de vino:

Distingue los colores del vino

El proceso de cata de vino comienza por la parte visual. Lo que vemos.

El vino en una copa se percibe mejor

La forma de la copa, ovalada, nos va a permitir mover el vino para verlo por capas. Para empezar basta con que diferencies el Ribete del Cuerpo:

Cata de vino - colores en la copa

Para distinguir los colores, deberemos de inclinar la copa unos 45º para poder ver en contraste al blanco del mantel los colores mejor. Distinguiendo siempre entre el color del vino que se ve en el Cuerpo y el del Ribete.

Cata de vino - colores en la copa contraste mesa

Los colores a distinguir para la cata de vino tinto

Obviamente los colores a tener en cuenta son diferentes dependiendo el tipo de vino. Los colores más utilizados para los vinos tintos son los siguientes:

TEJA

CEREZA

CARMESÍ

PÚRPURA

VIOLACEO

Aprecia los aromas del vino

En la cata de vino siempre es un reto entender los aromas del vino, más si no eres entendido. Para los principiantes, o para los que simplemente quieren tener una pequeña noción de como catar los aromas del vino.

Sin grandes complicaciones, para poder empezar a familiarizarte con los distintos aromas ten en cuenta varios detalles:

El vino en una copa se percibe mejor

La forma ovalada de una copa va a ayudar a que los olores y los aromas del vino entren mejor por las cavidades nasales.

Además, ayudarás a oxigenarlo, recuerda que los vinos de mayor envejecimiento necesitan más tiempo de oxigenación para que puedas percibir mejor los aromas.

El vino a temperatura ambiente

Seguramente pienses que el vino fresquito entra mejor, pero el frío hace que no podamos percibir con plenitud ni aromas ni sabores del vino. Los vinos ganan en complejidad con el envejecimiento, así que trata de que no esté excesivamente frío.

Los vinos suelen tener temperatura recomendada y no es la del frigorífico.

Mueve el vino antes

Para poder catar el vino, deberías remover la copa en el momento antes de acercar la nariz. Ayudará a que se termine de oxigenar.

Respira por la boca

Si, respira por la boca. Acerca la nariz a la copa de vino, trata de percibir los aromas y termina respirando por la boca. Curiosamente podrás notar como el vino recubre toda la nariz y podrás distinguir un mayor detalle de los aromas del vino.

Los aromas del vino - catar vinos

Hablando sobre los aromas y olores en el vino

Antes de empezar, debemos de distinguir en el lenguaje, que olor, es distinto a aroma a la hora de catar vinos. Cuando utilicemos aroma, estaremos mencionando las impresiones positivas, mientras que olor lo utilizaremos para expresar los matices negativos. Un ejemplo muy simple, es que el vino con aroma afrutado es positivo, mientras el olor a corcho… no tanto.

3 tipos de aromas del vino

El vino recoge durante todo su proceso de elaboración distintas sustancias aromáticas. El tipo de uva, tiempo de crianza,… según la etapa en la que esté, distinguimos los siguientes aromas:

Aromas primarios:

Hablamos de Aromas primarios para identificar aquellos aromas asociados a la variedad de la uva, la zona de cultivo, la composición del suelto y el clima. Este tipo de aromas, caracterizan los vinos jóvenes y podremos identificar:

  • Aromas florales como romero, violeta, rosa…
  • Aromas vegetales como trufa, tomillo, pimiento,…
  • Aromas frutales como ciruela, cítricos o almendra
  • Minerales como el yodo
  • y aromas espaciados como son los de la nuez moscada o pimienta

Aromas secundarios:

Los aromas secundarios se producen debido a la fermentación alcohólica y maloláctica. El aroma del vino, es causado por el tipo de levaduras y la condiciones de fermentación (aireado y temperatura):

  • Aromas de fermentación como galleta o levadura
  • Lácticos como el queso freso o el yogur
  • Amílicos que sería caramelo o barniz

Aromas terciarios:

Se trata de los aromas del vino más complejos. También se les llama bouquet. Se trata de los aromas adquiridos durante la crianza en barrica y maduración en botella.

  • Aromas florales – vegetales como la trufa y manzanilla
  • Frutales de confitería como frutos rojos o frutos secos
  • Amaderados y balsámicos para referirnos a regaliz, madera, incienso…
  • animales para identificar el cuero o el almizel
  • Confitería como el coco o la miel

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *